La batalla de Proh, un triunfo de 1645

Nota: en las próximas semanas rescataré del olvido varios choques campales destacados, posteriores a la batalla de Rocroi, para demostrar que tras la célebre batalla el ejército español siguió siendo capaz de obtener el triunfo en campo abierto.

Comencemos por la batalla de Proh, o del Mora, una victoria táctica del ejército español de Lombardía sobre el ejército del Tomás Francisco de Saboya, primo hermano del rey Felipe IV devenido en general francés.

El príncipe Tomás de Saboya, retratado por Anthony van Dyck en Bruselas en 1634 (Wikimedia Commons).

Un poco de contexto para empezar: cuando estalló la guerra entre España y Francia en 1635, el cardenal Richelieu ya había maniobrado hábilmente para convertir en su aliado al duque Víctor Amadeo I de Saboya (nieto de Manuel Filiberto Testa di ferro, el vencedor de los franceses en San Quintín). En 1637, Víctor Amadeo murió de forma repentina tras un banquete organizado por el mariscal Créquy, jefe de las tropas francesas en Italia. Según las malas lenguas, Créquy había ordenado quitar de en medio al duque. El obispo Juan de Palafox escribió en su obra Sitio, y socorro de Fuenterrabía, y sucesos del año de treinta y ocho, que “Solo en España se ha platicado con modestia en el caso, hablando entretanto la Italia muy libremente y pensando, y ponderando con discursos prolijos, ¿quál esta mas seguro en la correspondencia Francesa, el Principe que le es su enemigo, ó el que fuere su confederado?”

Ciertas o no las suposiciones, la muerte del duque resultaba muy conveniente para los franceses, pues el heredero al trono del ambicioso Víctor Amadeo tenía cinco años, y la regencia recayó sobre su madre Cristina María, hermana del rey de Francia. Sin embargo, los hermanos del difunto, el cardenal Mauricio y Tomás Francisco (este, 2º al mando del Cardenal Infante Fernando en Flandes y a quien vimos liderando el cruce del Somme) no aceptaron la maniobra, con lo cual dio comienzo una guerra civil en la que uno y otro bando recibieron el apoyo francés y español. La situación sufrió un giro inesperado cuando, en 1642, los hermanos tomaron partido por Francia e hicieron las paces con la regente. Tomás Francisco recibió el mando del ejército saboyano y el gobierno de las dos fortalezas principales del ducado; Mauricio colgó el capelo y, a sus 49 años, se casó con su sobrina de 13.

Vigevano

Vigevano sitiada por los franco-saboyanos (fragmento de un mapa de Sébastien de Beaulieu, Biblioteca Nacional de Francia).

En 1645, el príncipe Tomás y Cesar du Plessis-Praslin, comandante del ejército francés en Italia, proyectaron la conquista de Vigevano, una ciudad en el curso del río Tesino cuya toma expondría la región aledaña de Milán a las correrías franco-saboyanas. Los lugartenientes del marqués de Velada, gobernador del Milanesado, no se pusieron de acuerdo para estorbar el paso del río Sesia a los invasores, que lo cruzaron el 21 de agosto por Palestro y Villata, dos puntos al norte y al sur de Vercelli, respectivamente. El día 24 llegaron a la vista de Vigevano y comenzaron la expugnación. Mientras, con el propósito de ganarse el favor de las autoridades civiles del ducado, el marqués de Velada tomó el mando del ejército de Lombardía y marchó hacia Mortara para cortar las rutas de avituallamiento de los franco-saboyanos, que partían de Casale. Para su desgracia, el 13 de septiembre Vigevano capituló.

El príncipe Tomás guarneció Vigevano con 500 infantes y 80 caballos provistos de municiones y víveres para cuatro meses. Una vez desmanteladas las trincheras y las fortificaciones de sitio, y reparadas las brechas en la muralla, los saboyanos levantaron su campo y se dirigieron hacia el norte en busca de un punto por donde cruzar el Sesia en sentido opuesto. La falta de forraje en las tierras circunvecinas y el temor a los españoles fueron determinantes en la decisión. Tomás mandó mensajeros a du Plessis-Praslin para que acudiese en su auxilio, en cuyo caso quizá incluso lograsen envolver al ejército español con una pinza. Resuelto a impedírselo, el ejército de Lombardía siguió a los saboyanos a pocas millas de distancia. El designio del príncipe Tomás era cruzar el Sesia en Carpignana, unas millas al norte de Novara; sin embargo, los españoles le tomaron la ventaja y se apostaron en Proh, bloqueando el camino.

Fragmento del mapa Territorio Di Pavia, Lodi, Novarra, Tortona, Alessandria & altri vicini dello Stato di Milano, de Jan Jansson (ca. 1640), con Proh señalado en un cuadro rojo. El canal del Mora, construido por los Sforza, une los ríos Sesia y Agogna.

El 18 de octubre al amanecer, españoles y saboyanos estaban a la vista unos de otros. El ejército de Lombardía, que sumaba 3.500 infantes y 2.700 caballos, ocupaba Proh, un pequeño pueblo con un castillo medieval. A la derecha fluía el Mora, un canal de riego lo bastante ancho y profundo como para que fuese necesario un puente para cruzarlo. El terreno circundante era espacioso y llano, ideal para el despliegue de tropas, aunque pantanoso en algunos puntos. Una zanja profunda, que se podía usar como trinchera, separaba a ambos contendientes.

El despliegue español fue como sigue: a la izquierda del campo, junto al canal, una avanzada formada por una compañía de arcabuceros a caballo y otra de dragones; en el mismo flanco, en segunda línea, 6 batallones de corazas y 5 mangas de mosqueteros. Al mando del conde Galeazzo Trotti, teniente general de la caballería, estas tropas tenían el cometido de guardar un viejo puente donde previsiblemente los saboyanos descargarían toda su fuerza. El grueso del ejército español se desplegó más retrasado: a la izquierda, los regimientos de caballería de Stöz y Varnieri y las compañías de Nápoles; en el centro cuatro batallones de infantería (el tercio de Lombardía al mando de Rodrigo Múgica, el tercio lombardo de Sfondrati, el borgoñón de Watteville y un regimiento alemán). En el ala derecha, tres regimientos de caballería.

Galeazzo Trotti, teniente general de la caballería española y responsable, en buena medida, de la victoria (Grabado de autor desconocido, Biblioteca Nacional de Austria).

Los saboyanos, que disponían de 3.000 caballos y 2.000 infantes, iniciaron la acción con ímpetu. El príncipe Tomás envió 1.000 caballos y 400 infantes al mando de su medio hermano Mauricio contra los escuadrones de Galeazzo Trotti para apoderarse del puente. Se trabó entonces una feroz lucha en la que los saboyanos pusieron en desorden la primera línea española. Trotti cargó al frente de su batallón en apoyo de los que se batían en retirada hacia Proh, pero no pudo impedir que Mauricio y sus hombres se adueñasen el puente, asegurándose así una vía de retirada si la suerte del combate les era adversa. Tomás ordenó entonces a sus batallones de infantería avanzar sobre la línea española y apostarse en la zanja que partía el campo, a unos 200 pasos o menos de los batallones españoles. Los saboyanos recibieron durante su avance nutridas descargas de mosquetería y los certeros disparos de dos sacres dirigidos por el marqués de Fiorenza.

Las descargas se sucedieron por una y otra parte durante siete horas con ventaja de los españoles, que mantuvieron en todo ese tiempo un fuego sostenido. Galeazzo Trotti, restaurado el orden en su caballería, advirtió que los saboyanos comenzaban a flaquear y pidió licencia al marqués de Velada y a Vicenzo Gonzaba, comandante de la caballería, para acometer al enemigo. El marqués accedió, y Trotti dispuso el avance. Sostenidas por 10 mangas de mosqueteros, una compañía de arcabuceros a caballo y otra de dragones desalojaron a los saboyanos del foso. Los batallones de coraceros del flanco derecho cargaron a la vez contra la caballería saboyana. Esta vez los del príncipe Tomás llevaron la peor parte, y Mauricio fue mortalmente herido de un disparo en la cabeza. Por parte española, Galeazzo Trotti perdió su caballo y estuvo en serio peligro. Entre tanto, el marqués de Velada en persona avanzó con sus cuatro batallones de infantería y empujó a los saboyanos hacia el puente, por donde su bagaje transitaba a la sazón.

La caída de la noche permitió al príncipe Tomás poner a buen recaudo sus bagajes y emprender la retirada hacia Carpignana. El saldo de la batalla fue elevado: 1.000 muertos por parte saboyana y 300 bajas entre muertos y heridos por parte española. Refrescados sus hombres con unos días de descanso, el marqués de Velada tomó el camino de Vigevano y cercó la plaza, que volvió a manos españolas el 17 de diciembre.

Fuentes:

  • Ghilini, Girolamo: Annali di Alessandria, overo le Cose accadute in essa città dall’anno dell’origine sua sino al 1659. Milán: Gioseffo Marello, 1666.
  • Gualdo Priorato, Galeazzo: Historia Delle Guerre Di Ferdinando Secondo, e Ferdinando Terzo Imperatori, e del Rè Filippo Quarto di Spagna. Contro Gostavo Adolfo Rè di Svetia, e Luigi XIII. Rè di Francia. Venecia: Bertani, 1648.
  • Siri, Vittorio: Il Mercurio overo historia de Correnti tempi di Vittorio Siri. Casale: Giorgio del Monte, 1655.
Anuncios

One comment

  1. Una precisión: he encontrado nuevos datos en un impreso titulado “Relazione Veritiera del felice successo, che hanno havuto à Pro Larmi di S.M. Cattolica sotto il commando dell’Eccellentissimo Sig. Marchese di Velada”, publicado en Milán el 30 de octubre de 1645. Lo principal es que incluye un orden de batalla español más detallado y con algunas correcciones. Fueron siete, y no cuatro, los batallones de infantería desplegados: el tercio de Lombardía del maestre de campo Rodrigo de Múgica, el lombardo de Carlo Sfondrato, el borgoñón de Watteville, uno suizo; y en segunda línea, tras estos, los españoles de Pedro González e Íñigo de Velandia, y el napolitano de Prospero Tuttavilla. Al margen de lo dicho, cabe precisar que, al término de la batalla, la retirada de los franco-saboyanos fue tan apresurada que dejaron atrás buen número de carros de bagajes y hasta 150 heridos en una casa cercana, que fueron hechos prisioneros y atendidos por los españoles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: