La batalla de Nieuport de 1647

En la Biblioteca Nacional de Francia se conserva, entre otros muchos, un grabado interesante titulado Plan du combat entre Diximud et Nieuport le 3 aoust 1647. Se trata, en efecto, del plano de una batalla acaecida no muy lejos de Nieuport, escenario de otra célebre batalla en 1600. Su autor es Sébastien de Pontault de Beaulieu, mariscal de Luis XIV de Francia y autor de una extensa obra topográfica. El plano en cuestión es muy detallado, e incluso nombra las unidades involucradas en el combate.

N53042003_JPEG_1_1DM

Plan du combat entre Diximud et Nieuport le 3 aoust 1647. Para estudiarlo con gran detalle seguid este enlace.

Resulta curioso que no existan grandes noticias de la acción representada, que se presenta, a todas luces, como un choque importante tanto por el número de tropas desplegadas como por el peso de los comandantes: Josias Rantzau, mariscal de Francia y gobernador de Dunkerque, y el marqués de Caracena, maestre de campo general del ejército español de Flandes. Más aún, el plano sugiere que las tropas españolas huyeron en desbandada, por lo que resulta extraño, a sabiendas de que los franceses solían publicitar sus victorias sin reparar en los medios, que en sus gacetas no se haga mención de la batalla. Una búsqueda en profundidad sugiere que el enfrentamiento fue mucho menos importante de lo que da a entender el plano de Beaulieu.

La mención más temprana que he encontrado del combate la hace el un político, el conde de Peñarada, plenipotenciario de Felipe IV en Münster durante las negociaciones de paz que dieron lugar al Tratado de Westfalia. En concreto, en una carta del 9 de agosto (solo seis días después del choque) publicada en el tomo 83 de la Colección de documentos inéditos para la historia de España, el conde hace una valoración del combate al marqués de Castelrodrigo, ex gobernador de los Países Bajos:

El reencuentro que tuvo Caracena con Ransau se estima como una pequeña batalla, y creo que franceses no dudan que el descalabro ha sido grande, y que fueron forzados á dejar los puestos con fuerte priesa. Hay quien añade que el mismo Ransau escapó gravemente herido, y se estima por persona que podria hacer falta á su partido.
Peñarada Münster

Gaspar de Bracamonte Guzmán, conde de Peñarada (fragmento de La ratificación de la Paz de Münster, de Gerad ter Borch).

En contra de la sugerencia del plano de Beaulieu, el conde de Peñarada da por hecho que los españoles fueron quienes se impusieron. Ciertamente, el hecho de que ninguna publicación francesa publicitase la batalla, sumada al detalle de que el plano se titula “plan de combat…” en lugar de “plan de la victoire…”, apunta a que el resultado del choque no fue claro. El 12 de agosto, el conde de Peñarada añadía aún más incertidumbre al matizar sus palabras en una nueva misiva a Castelrodrigo:

El encuentro de Caracena no pecó contra el santo mandamiento en grueso, como habian escrito las postreras cartas. Siempre dejamos de vencer por poco. Dios nos deje una vez llegar á vencer.

¿Qué es lo que realmente sucedió? Es difícil de saber. Sin embargo, he aquí tres relaciones del combate, más o menos extensas, que he recabado para su análisis.

1. Charles Sevin, marqués de Quincy, general de artillería de Luis XIV, describe así el combate en su monumental obra, Histoire Militaire du Règne de Louis Le Grand, Roy de France, publicada en 8 volúmenes en 1726:

Pendant que le Maréchal de Gassion étoit occupé au siège de la Bassée, le Maréchal de Rantzau étant maître de Dixmude s’empara des forts de la Kenoque, de Nieufdan, & de l’Ecluse. Dans le tems qu’il faisoit raser ce dernier fort, & qu’il vouloit en faire transporter à Dixmude les munitions, & les armes, il fut obligé de passer par une digue où le Marquis de Caracene qui en étoit averti l’attendoit; il s’y passa un combat fort particulier; les ennemis étant montés sur la digue aussi-bien que les François, & chacun trouvant peu d’espace pour charger les armes à feu, les deux partis furent obligez de mettre l’épée à la main, ce qui fit un combat fort sanglant; les Espagnols y perdirent plus de trois cens hommes &c les François cinquante. Le Comte de Lisbonne y fut blessé d’un coup de mousquet, le Comte de Coligny Saligny, le Commandeur de Valins, M. de Fourille Cornette, les Barons de Veùil &. de Laubepine & plusieurs autres Officiers s’y signalèrent.

Luis_de_Benavides_Carrillo

Luis Benavides de Carrillo, marqués de Caracena. Anónimo italiano, 1636.

2. Uno que narra más extensamente el encuentro es Juan Antonio Vincart, secretario de los avisos secretos de guerra de Felipe IV. Esto dice en su relación de la campaña de 1647, editada por Antonio Rodríguez Villa y publicada en 1884:

El viernes, 2 de agosto; avisaron al de Caracena que el enemigo se marchaba de aquel fuerte [Nieuwendam, Neufdam en el plano de Beaulieu]. Enviólo á reconocer, y se halló ser verdad, por más que se veía que trabajaban en él, y era que minaban sus cortinas, haciéndolas volar poco después. En el acto mandó él Marqués salir 400 hombres de la guarnición de Nieuport con 300 caballos, y con ellos se encaminó por los diques con ánimo de cargar al enemigo en la retaguardia, haciéndolo sus soldados con tanta bravura, que le atajaron en unas cortaduras y le fueron echando de ellas. Apurado Rantzau, se vio obligado á hacer frente y cargar á los nuestros, pero se revolvieron con tanta furia contra los franceses, que tuvieron que retirarse á toda prisa con pérdida considerable de gente, quedando en poder del Marqués trece prisioneros, entre ellos un caballero de distinción, hermano de Mr. de Villers, logrando escapar muchos heridos, atacados por unos 40 mosqueteros que el Marqués hizo pasar á la otra parte del río hacia Saint-Choor que les causaron mucho daño.
Sí en aquella ocasión D. Esteban de Gamarra hubiera llegado á tiempo con su gente, el Marqués pudiera entonces llevar al combate 1.500 ó 2.000 infantes, lográndose mayor y más importante victoria; pero no se pudo hacer más con tan poca gente, no siendo poco lo que se consiguió causándoles muchas bajas, obligándolos á retroceder con todo y retirarse cerca de Scoorbacq, donde pusieron dos piezas de artilleria. Y conociendo el Marqués que se había adelantado demasiado, hallándose á una legua de Nieuport, y que no podía ya hacer más daño al enemigo sin exponerse seriamente por la poca gente que llevaba, se retiró con tanto orden, que no se atrevieron á molestarle.
De los nuestros murieron 10 y quedaron 20 heridos, contándose degraciadamente entre los primeros D. Gonzalo Pozo, camarada dd Marqués, que herido de un mosquetazo, falleció de sus resultas poco después. Súpose luego que las pérdidas del enemigo fueron más considerables de lo que en un principio parecieron, elevándose, según unos, á 600, según otros á 800 y aun á 1.000, entre ellos un hijo del Duque de Elbeuf, que, muy mal herido, le trasportaron á París.

3. Por último, tenemos la relación que hizo el clérigo y erudito de Parma Vittorio Siri en su magna obra Il Mercurio overo historia de Correnti tempi, que publicó ceremoniosamente desde 1644 hasta 1682.

Vittorio SiriLos tres textos coinciden en un punto capital: fueron los españoles, al mando de Caracena, quienes atacaron a los franceses que se retiraban del fuerte de Nieuwendam. Siri da por hecho que el cuerpo de Esteban de Gamarra, que Vincart dice que no llegó a tiempo, sí participó en el combate. El plano de Beaulieu muestra una cantidad de españoles más cercana a los 4 o 5.000 hombres que menciona Siri que a los 700 de que habla Vincart. Sin embargo, es evidente que el flamenco estaba mejor informado, y no deja de resultar coherente la versión del secretario, ya que, de haber gozado Caracena de la superioridad que le atribuyen, no hubiese tenido problemas en acabar con un enemigo en retirada y lastrado por la artillería y el bagaje. En cualquier caso, Beaulieu ha representado tropas, como las de Piccolomini, que no podían encontrarse cerca de Nieuport, ya que se hallaban agregadas al ejército del archiduque Leopoldo que defendía Lens. Lo que resulta innegable es que los franceses llevaron la peor parte y que, en palabras de Siri, el combate fue terriblemente obstinado.

Anuncios

2 comentarios

  1. Habría que pensar cuantas fuerzas participaron en esa operación.

    El Archiduque se había quedado con la mayoría de sus fuerzas e incluso trajo refuerzos para contener a Gassion que había tomado La Bassée y había sido reforzado por La Ferté.

    Por otro lado Rantzau en su avance había dejado un fuerte contingente en Dixmunde que había tomado. Por lo que su marcha sobre Nieuwendam debió ser limitada y visto que era indefendible ordeno la retirada.

    Así pues ninguno de los bandos tenía una gran fuerza.

    1. He buscado alguna nota sobre el combate en las obras de Galeazzo Gualdo Priorato, y lo menciona. De las tropas españolas dice que eran dos regimientos alemanes (Schelsbuc y Latzau), uno inglés y los tercios de Gusaco, La Vergue, el conde de Meguen, Stolper y Lieven. Todos estos aparecen en el mapa, lo que dudo es que interviniesen todos en el combate. De los franceses, menciona que su retaguardia la formaban los regimientos de Molandin, Douglas y Harcourt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: