El coracero, o caballo coraza

Coraza wallhausen

Caballo coraza según Kriegskunst zu Pferdt, de Johann Jacob von Wallhausen

Descripción general: el término coracero procede del francés cuirassier, si bien en castellano no aparece en uso hasta el siglo XVIII en sustitución de las voces caballo coraza o, simplemente, coraza. Se trata, en esencia, de un tipo de soldado de caballería provisto de una coraza como armadura defensiva, y de una espada o hacha, y al menos una arma de fuego, como armamento ofensivo. El capitán Alonso Vázquez determinó, en Los Sucesos de Flandes y Francia del tiempo de Alejandro Farnese, que “Corazas son hombres de armas que pelean sin lanzas y en veces dellas traen unos espadones que llaman cortalazos y pistolas”.

Armamento: hacia 1620 la armadura del caballo coraza se componía de celada, gorjal, peto, espaldar, hombreras, avambrazos, quijotes, botas de cuero y un guante de hierro para la mano que sostenía la pistola. El arma principal del coraza era la pistola, que podía ser tanto de llave de rueda como snaphance (un mecanismo más evolucionado). En cualquier caso, debía ser un arma larga, de unos 65 centímetros de longitud del cañón. Lo usual era llevar al menos dos pistolas cargadas y cebadas al arzón de la silla de montar, para no tener que cargar de forma continuada. También eran comunes otras armas cortas, como carabinas y arabuces de menos de una vara de cañón (unos 90 cm.), que podían ser esgrimidas con una sola mano. Amén de la pistola, el soldado cargaba con varias decenas de pelotas de hierro, un frasco de pólvora y una pequeña baqueta para atacar. En el cuerpo a cuerpo el coraza blandía la espada, corta y de hoja ancha, o el martillo de armas, “de que fiar más que las armas de fuego”, según creía el capitán valón Charles de Bonnières (Arte militar deducida de sus principios fundamentales, 1644). El caballo precisaba de silla de montar, bridas y estribos, pero no llevaba armadura.

Armadura coraza

El equipo del caballo coraza según The First Part Of The Principles Of The Art Military, Practised in the Warres of the United Netherlands, un tratado del inglés Henry Hexham publicado en 1642.

Origen y evolución: los soldados de caballería acorazados y armados con pistolas existían desde mediados del siglo XVI con el nombre indistinto de herreruelos o reiters (según su denominación alemana). “Raytres ó herreruelos son soldados de á caballo que pelean con pistolas y hachas de armas que traen en los arzones”, establece Alonso Vázquez. El origen del caballo coraza se halla en las Guerras de Religión de Francia. Sobre 1590 la lanza aún era considerada el arma noble por excelencia en Francia, un país con una larga tradición en el ejercicio de la caballería pesada. Reclutar una compañía de jinetes armados con lanzas era costoso, según el alemán Johann Jacob von Wallhausen, autor del tratado Kriegskunst zu Pferdt (Art militaire à cheval: instruction des principes et fondemens de la cavalerie, 1616), por dos motivos:

  1. El buen uso de la lanza requería de más ejercicio que ninguna otra arma.
  2. Las lanzas precisaban de caballos pesados y veloces para aumentar la fuerza del choque.

A los corazas “les bastan cavallos mediocres que facilmente se hallan en qualquier pays”, apuntó el italo-albanés Giorgio Basta (Il governo della cavalleria leggiera, 1612). La ruina de gran parte de la nobleza francesa forzó a muchos señores a dejar de reclutar compañías de lanzas para hacerlo de corazas. Durantre al menos tres décadas, con todo, lanzas y corazas coexistieron en los campos de batalla como armas complementarias.

Los tratadistas militares desde finales del siglo XVI hasta mediados del siglo XVII dividían la caballería en tres clases de soldados, a grandes rasgos: lanzas, corazas y arcabuceros. A comienzos del siglo XVII existía un debate entre los tratadistas en torno a la mayor utilidad de las lanzas sobre las corazas, o viceversa. “No entro a discutir si son de mayor, o de más útil servicio, las lanzas o las corazas, mas del progreso del trabajo se colige que la una y la otra, se puede decir, son igualmente útiles y necesarias”, opinaba Fray Ludovico Melzo (Regole Militare del caualier Melzo sopra il gouerno e seruitio della caualleria, 1611). Hacia mediados de la década de 1620, sin embargo, las lanzas estaban en rápido retroceso en los ejércitos de Europa, y sobre 1640 solamente seguían en uso en los famosos húsares del ejército polaco-lituano y, testimonialmente, en el ejército español de Flandes. “La primera y principal tropa de jinetes, por lo general, se llama ahora coraceros o pistoleros”, escribió en 1625 el aventurero inglés Gervase Markham en el tratado Soldier’s Accidence, basado en sus experiencias en el ejército holandés.

A finales de la década de 1630 la armadura de los corazas fue perdiendo componentes. Señala Charles de Bonnières que “Despues las ultimas guerras, que todavia inquientan toda la Europa, por haver sido los movimientos de los exercitos grandes i continuos, ha obligado a dexar el peso de tantas armas, reduciendose a la caballeria mas ligera; sin dejar los prudentes capitanes de conservar buen numero de corazas bien armadas, tan importantes en algunas ocasiones”. El inglés John Cruso afirma en Militarie Instructions for the Cavallrie, de 1632, que el coraza “debe tener un paje y un nagge —poni o caballo pequeño— para llevar sus armas de repuesto, su saco de avena y conseguirle forraje”. La falta de pajes pudo ser una de las causas que obligaron a aligerar la armadura hasta el punto que, hacia 1650, los corazas habían reducido su equipo a peto, espaldar, coleto de cuero y un casco del tipo langostera o zischagge. Este fue el tipo de caballo coraza que se mantuvo vigente hasta la Guerra de Sucesión Española, cuando la mayor parte de los ejércitos abandonaron el uso de las protecciones metálicas. La primera edición del diccionario de la RAE (1726 a 1739) definía los corazas como “soldado de a caballo que va armado el pecho con un peto de acero, que llaman Coraza”, añadiendo “Ya sólo se usan en Alemania”.

Caracola

Descripción gráfica de la caracola según un grabado de Balthasar Moretus para el tratado De Militia Eqvestri Antiqva Et Nova Ad Regem Philippvs IV, de Herman Hugo.

Tácticas: la táctica por excelencia del caballo coraza era la caracola, una maniobra extremadamente compleja que se efectuaba por líneas. Los soldados de la primera línea se separaban del escuadrón y avanzaban hacia el enemigo. A una distancia variable según el autor, pero siempre cercana, disparaban sus pistolas y giraban a un lado (caracoleaban) para incorporarse de nuevo al escuadrón. A continuación entraban en acción los soldados de la segunda fila, y así sucesivamente.

Ludovico Melzi y otros escritores de principios del siglo XVII argumentan que las corazas son de gran utilidad para explotar el desorden creado por una carga de lanzas.  Según el milanés, los corazas deben avanzar al trote, nunca al galope, excepto si cargan para combatir cuerpo a cuerpo. El giro de la caracola debe efectuarse hacia la izquierda. Melzi opinaba que cuanto mayor fuese el escuadrón de corazas, más grande seria el efecto de la caracola y el daño ocasionado al enemigo. 200, decía, era un número de hombres apropiado, o incluso 400 si era posible. Su coetáneo Giorgio Basta era partidario, de forma idéntica, de formar grandes escuadrones “como cuerpo solido” para maximizar la fuerza del ataque. El italo-albanés recomendaba, asimismo, cargar al trote y retirarse al galope.

Coraza de jonge

Fragmento de Ruitergevecht, de Jan Martszen de Jonge (1629).

Wallhausen destaca la importancia del disparo: debía efectuarse de tal modo que la detonación del arma no le quemase la cara. De ahí la peculiar forma en que el soldado sostiene la pistola en muchas representaciones (como la que acompaña este párrafo) Según su Kriegskunst zu Pferdt, el disparo debía realizarse al trote, reservando el galope para las persecuciones. La fuerza ideal de un escuadrón de corazas era, para Wallhausen, de un centenar de soldados. Merece la pena señalar que los postulados del alemán, formado en el ejército de Mauricio de Nassau y con toda seguridad influido por la escuela polaco-lituana como consecuencia de su servicio en Danzig, no diferían especialmente de las opiniones de la escuela española de Melzi y Basta. Las innovaciones destacadas en cuanto a tácticas de caballería no se dieron hasta que el rey Gustavo II Adolfo de Suecia reformó su caballería tras las lecciones aprendidas en sus guerras contra los polacos.

Los suecos abandonaron la caracola en pos de una táctica más agresiva: el escuadrón formaría en tres líneas y cargaría íntegro contra el enemigo. Las dos primeras hileras dispararían sus pistolas cuando pudiesen distinguir el blanco de los ojos al adversario. Luego, en vez de caracolear, cargarían espada en mano. La tercera línea ni siquiera dispararía, limitándose a entrar en combate espada en mano. Aunque muchos autores han tomado este postulado como una innovación sin igual, conviene matizar que el choque con espada no era inusual antes de que el León del Norte desembarcase en Pomerania. Del mismo modo que hacia 1570 las lanzas explotaban el desorden originado por los disparos de los arcabuceros a caballo, los corazas también cargaban espada en mano cuando la caracola surtía efecto y el enmigo se desordenaba.

Fuentes:

  • Bonnières, Charles de: Arte militar deducida de sus principios fundamentales. Zaragoza: Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia, 1644.
  • Grose, Francis: Military antiquities respecting a history of the English army, from the conquest to the present time. London, T. Egerton Whitehall & G. Kearsley, 1801.
  • Basta, Giorgio: Il governo della cavalleria leggiera. Venecia: Bernardo Gionti, Gio. Battista Ciotti, [et] Compagni, 1612.
  • Melzi, Ludovico: Regole Militare del caualier Melzo sopra il gouerno e seruitio della caualleria. Amberes: Gioachimo Trognaesio, 1611
  • Von Wallhausen, Johann Jacob: Art militaire à cheval: instruction des principes et fondemens de la cavalerie. Frankfurt: Theodore de Bry, 1616.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: